Image
Brother Lou & Sister Palmyra

Achilles Gildo Rizzoli (1896–1981), anonymous during his lifetime, has since his death become celebrated as an outsider artist. He is an unusual example of an “outsider” artist who had considerable formal training in drawing. Born in Marin County, California, Rizzoli lived near the U.S. city of San Francisco, where he was employed as an architectural draftsman. After his death, a group of elaborate drawings came to light, many in the form of maps and architectural renderings that described an imaginary world exposition (much of which was designated “Y.T.T.E.,” for “Yield To Total Elation”). The drawings include “portraits” of his mother (whom he lived with until her death in 1937) and neighborhood children “symbolically sketched” in the form of fanciful neo-baroque buildings. Rizzoli published one novel, The Colonnade (1931), under the pseudonym Peter Metermaid.
Image
La Regina Della Vista Dolores
Image
Mother Symbolically Represented
Image
Palazzo del Capobianco
Image
Image
Temple of life
Image
Image

Rizzoli fue un artista que dedicó su vida a crear, por medio de dibujos arquitectónicos, una cosmogonía de lo más extraño: según la historia o el mito que inventó, los seres humanos que habían sido virtuosos en la Tierra eran grandes palacios en el Cielo. Nacido en San Francisco (California) en 1896, en el seno de una familia humilde de procedencia italo-suiza, desde muy joven destacó por sus dotes literarias y artísticas.

Tras varios intentos fallidos de publicar sus escritos, comenzó a elaborar complejos dibujos arquitectónicos plagados de símbolos. Eran retratos de familiares y amigos y , tal como él los imaginaba después de muertos.
Image
From Geographic and Algebraic Book

Llegó a construir cientos y cientos de edificios, torres, palacios, catedrales, puentes y monumentos que configuraron auténticas ciudades utópicas. Como no encontró ningún galerista interesado, en 1935 comenzó a exponer sus trabajos en una habitación de su casa. Anualmente renovaba sus obras hasta que en 1945, desanimado, dejó de mostrarlas. Las difíciles relaciones con su familia y las personas con las que convivió, hicieron de él un hombre atormentado y solitario. En 1970 una enfermedad le produjo una parálisis que le impidió volver a dibujar.